domingo, 30 de mayo de 2010

Desde mi butaca "ANTES DE SHERWOOD"



El aclamado director de “Alien” y “Blade Runner” da una vuelta de tuerca al mítico Robin Hood, realizando una propuesta muy alejada de las típicas historias del justiciero forajido de Sherwood, cambiando las mallas verdes de Errol Flynn y el espíritu jovial y romántico del Príncipe de los Ladrones de Kevin Costner por la figura de un complejo soldado obligado a convertirse en héroe por los acontecimientos. Ridley Scott nos narra sus orígenes dirigiendo una “precuela” a sus aventuras en el bosque. Un arquero llamado Robin Longstride regresa junto al ejército encabezado por Ricardo Corazón de León de las Cruzadas. Durante la última batalla de Ricardo, él y un pequeño grupo deciden desertar y acelerar su regreso a Inglaterra. Durante su viaje se toparán con una corona y una espada que deberán devolver a sus respectivos dueños. Brian Helgegand firma un guión oscuro de aventuras con trasfondo político, una historia más madura y compleja que sus predecesoras, una propuesta cruda y realista que intenta tener de todo para que no te aburras: grandes batallas, escaramuzas, unas gotas de romance y luchas de poder. Es una pena que el hombre que nos dejó hipnotizados y con la boca abierta en “Los duelistas” haya perdido la chispa de sus primeros trabajos; se ha convertido en un excelente e intuitivo creador visual, pero no es capaz de emocionarnos y sorprendernos como antes. El Robin de Scott es una buena película de aventuras que te deja un extraño sabor de boca, quizás por culpa de su desafortunado título, que provoca en el espectador unas ideas erróneas sobre lo que se va a encontrar en las salas de cine: uno espera ver al ladronzuelo que roba a los ricos para dárselo a los pobres y se encuentra con algo muy distinto, que solo deja entrever la esencia del mito en sus minutos finales. Uno de sus puntos fuertes es el magnífico reparto con el que cuenta, un Russell Crowe que da vida a un héroe muy alejado de su papel de Maximus en “Gladiador”, un genial Max Von Sydow que nos deja boquiabiertos con su interpretación de lord inglés y una Cate Blanchet de la que acabas inesperadamente enamorado. En resumen, una película épica con toques de aventura y una clásica y potente banda sonora. Últimamente se ha ido perdiendo mucho humor e ingenuidad en las películas de aventuras, algo que para mi gusto creo que es un error; espero con impaciencia que algún director nos sorprenda con personajes e historias que nos recuerden al Íñigo Montoya de “La Princesa Prometida”.

Crítica "Robin Hood" de Ridley Scott.
Publicado en  "El Día Cultural" el Viernes 22 de Mayo de 2010.