viernes, 16 de julio de 2010

lectura Veraniega





Ante el calor, nada mejor que un refrescante libro .



miércoles, 14 de julio de 2010

Desde mi butaca "LAS VACACIONES"




Seis años después de su ópera prima “Los árboles no dejan ver el bosque”, Maren  Ade, de manera casi documental, nos presenta una película sobre los problemas de pareja. “Entre nosotros” se alzó con el Gran Premio del Jurado en el Festival de Berlín de 2009 y con el Oso de Plata a la mejor actriz para la magnífica Birgit Michmayr.
Chris y Gitti disfrutan de unas idílicas vacaciones en la isla de Cerdeña. Durante el retiro la pareja va poco a poco entrando en una crisis sentimental, que se agudiza por la puesta en escena de una pareja de burgueses acomodados. Maren Ade nos convierte en “voyeurs” contándonos casi en tiempo real la historia de esta pareja que es incapaz de comunicarse y nos muestra cómo, pausadamente, su idílica relación se desestabiliza.
Sorprende a la par lo soporífera y sincera que es la película. Ade, con dos horas de duración, consigue que entremos en el día a día de la pareja pero aburriéndonos enormemente con unos excesivos tiempos muertos, aunque gracias a unos mordaces e inteligentes diálogos logra despertarnos de vez en cuando con una sincera historia que se decanta más por el diálogo que por la narración en imágenes, dejando relegado el estilo visual a un segundo plano. La directora nos hace convivir con los protagonistas haciéndonos partícipes de sus alegrías, sus frustraciones, sus amores, sus odios, y sus incomprensiones; a base de silencios, conversaciones íntimas y desencantos vemos paulatinamente como se desmorona una relación. Con una puesta en escena teatral pero sin dramatizar las situaciones, la realizadora alemana nos hace contemplar lo fácil que es pasar la delgada línea que separa el amor del odio, con un mínimo pero magnífico reparto donde sobresale Michmayr:  a nadie le puede extrañar que haya puesto el Oso de Plata en su estantería con esta aguda interpretación de una chica rebelde que es capaz de todo por el amor del soso y antipático Chris, al que le da vida, de manera muy correcta, Lars Eidinger. Repleta de profundidad pero tediosa por su extenso metraje nos encontramos ante una de esas películas que te dejan un regusto amargo.


Crítica "Entre Nosotros" de Maren Ade.
Publicado en  "El Día Cultural" el Viernes 2 de Julio de 2010. 

Desde mi butaca "LA VIDA POR KORE-EDA"




Hirokazu Kore-eda en su adaptación del manga:  la figura “neumática” de una chica de Yoshiie Gouda nos propone un cuento sobre las relaciones de las personas, el aprendizaje y la soledad en la sociedad nipona de nuestros días, consiguiendo un bello y desolador poema acerca de la existencia humana. El solitario Hiedo, es un hombre de mediana edad que habla, come, hace el amor y duerme con una muñeca hinchable. Un buen día Nozomi (la muñeca) cobra vida y comienza a explorar y descubrir el mundo más allá de las paredes de su pequeño apartamento; por el día mientras él trabaja, ella, fascinada por todo lo que ve, deambula por las calles de Tokio, regresando por la noche para interpretar el papel de sustituta sexual para Hiedo. En uno de esos viajes acaba en un videoclub donde conoce a Junichu del que acabará completamente enamorada. En “Air doll” Kore-eda actualiza la esencia de Pinocho, el muñeco que cobra vida, mediante una triste y melancólica fábula urbanita japonesa. La singular visión de la vida del realizador queda magníficamente plasmada en una frase de la película “… Hoy en día todo el mundo está vacío…”. Con ritmo pausado y una delicada factura visual, el director es capaz, casi sin usar efectos especiales, solo con leves y sutiles planos, de realizar una de las más bellas escenas de amor de la historia del cine, cuando Junichu insufla aire en el interior de Nozomi. La película nos propone un juego entre lo fantástico y lo real a través de una puesta en escena intimista y sencilla donde todo transcurre apaciblemente. El cineasta japonés nos hipnotiza en una asombrosa primera media hora, pero acaba perdiéndonos, dilatando en exceso el final; podría haber sido perfecta con poco más de la mitad del metraje, eliminando las discordantes historias paralelas que nos cuentan la vida de los vecinos que no aportan prácticamente nada a la trama principal ,que es la que realmente nos atrapa e inquieta: la vida de esa muñeca hinchable por la que acabas complemente fascinado gracias a la fabulosa interpretación de la surcoreana Donna Bae que nos sorprendió en “Host” y que en “Air Doll”, con sus sutiles movimientos y delicados gestos, hace de la contención todo un arte, consagrándose como una magnífica actriz. Estamos ante una extraña joya que quizás se alarga demasiado pero que merece ser vista por su sensible poética visual.


Crítica "Air Doll" de Hirozaku Kore-eda.
Publicado en  "El Día Cultural" el Viernes 25 de Junio de 2010. 

Desde mi butaca "IRREVERSIBLE DECADENCIA"




Por tercera vez en su carrera el director inglés Oliver Parker se enfrenta a la adaptación de un título de su compatriota (aunque naciera en Dublin, ésta pertenecía entonces al Reino Unido) el escritor Oscar Wilde. Después de “Un marido ideal” y “La importancia de llamarse Ernesto”, le toca el turno a la novela “El retrato de Dorian Gray”, una de esas historias que te hacen estremecerte mientras las lees y que nunca olvidas.
Bastante fiel a su original literario, el director presenta una película sobre la pérdida de la inocencia, el placer y la perversión. Dorian Gray viaja a Londres para tomar posesión de su herencia y al cabo de unos días conocerá a dos personas que cambiarán su vida para siempre: un pintor llamado Basil Hallard, que plasmará la belleza y juventud del aristócrata en una magnífica pintura, y un cínico vividor, Lord Henry Wotton, que sumergirá a nuestro protagonista en una búsqueda insaciable de sensaciones y placeres... Parker intenta realizar una versión moderna del clásico de Wilde, dotando a la obra de una puesta en escena de cine de terror, un ritmo de thriller psicológico y una estética siniestra, pero lo que consigue es una cinta entretenida, sí, pero insustancial, que se decanta por contarnos solo la perversión de Dorian dejando de lado los temas fundamentales sobre los que trataba el texto original, tales como el narcisismo, la decadencia de la aristocracia de la época y los problemas de la eterna juventud. Ben Barnes no está a la altura del personaje, ejecutando una interpretación algo plana aunque efectiva; por el contrario Colin Firth está impecable como siempre y nos sorprende con un divertido dandi victoriano. No se puede negar que Parker nos transporta, gracias a una cuidada puesta en escena sin grandes efectos visuales y magníficos interiores, a un mundo oscuro neblinoso de una gran belleza visual. Entretenida adaptación de uno de los personajes más carismáticos y misteriosos de la literatura occidental.


Crítica "El retrato de Dorian Grey" de Oliver Parker.
Publicado en  "El Día Cultural" el Viernes 18 de Junio de 2010. 

Desde mi butaca "¡SOY UN SUPERHÉROE! "




Como aficionado a los cómics y al cine no podía dejar pasar “Kick-Ass”, un proyecto original en su gestación. Mark Millar, creador de la historia, decidió darle forma de dos maneras diferentes: sobre el papel puesta en viñetas por los lápices de John Romita Jr. y en la pantalla de la mano de Mathew Vaughn. Ambos guiones se escribieron simultáneamente creando dos propuestas ligeramente diferentes pero con el mismo espíritu. Su comercialización ya no ha ido a la par, y la versión de cómic lleva en las librerías unos meses.
¿Quién no ha querido ser un superhéroe?. O mejor aún, usando una magnífica y divertida frase de la película, “Por Dios, tíos ¿no os molesta?: miles de personas quieren ser Paris Hilton, pero nadie quiere ser Spiderman.” Esa idea es la esencia de Kick-Ass; todo lo demás es mero añadido para contar la historia del joven Dave Lizewski, un típico adolescente americano anodino, algo pringao, que lee comics y que un buen día decide comprarse un traje chulo de neopreno en e-bay y convertirse en un superhéroe con más entusiasmo que capacidades. Partiendo de tal premisa cabría pensar que estamos ante una idea realista pero, todo lo contrario; es una parodia divertida del género de superhéroes, llena de violencia, con unos cuarenta primeros minutos formidables, que pierde fuelle a la mitad y se recupera algo en los minutos finales: la dirección de Mathew Vaughn es sorprendente y refrescante durante esos primeros minutos aportando un estilo irónico lleno de una violencia divertida sucesora del buen hacer de Quentin Tarantino en “Kill Bill”, pero al cabo de un rato, acaba por entrar en un bucle de secuencias demasiado similares entre sí, hasta que de nuevo nos sorprende visualmente en una de las últimas peleas con una aportación consolera y un ritmo más enérgico y ameno cargada de excelentes coreografías. Con una historia en la que no falta ni un tópico, Millar y Vaughn consiguen enlazarlos de tal manera que dan vida a unos superhéroes muy alejados de los de las grandes producciones de Marvel y DC. Pero si algo tiene de especial Kick-Ass es sin duda el nacimiento de una joven estrella, una Cloe Morrash que con tan solo 11 años es capaz de hacernos completamente creíble que le pida a su papá para su cumpleaños una navaja mariposa. En definitiva, un producto pensado ante todo para los amantes de los cómics de superhéroes realizado por un equipo que les tiene mucho respeto y es capaz de enganchar a los no aficionados divirtiendo a ambos por lo menos durante un rato, aunque acabe siendo olvidada unos días después.


Crítica "Kick-ass" de Mark Millar.
Publicado en  "El Día Cultural" el Viernes 11 de Junio de 2010. 

Desde mi butaca "EL ACRÓBATA GUERRERO"





Hace unos años Ubisoft rescataba el clásico juego de PC “Prince of Persia” para actualizarlo con exitoso resultado, generando una nueva forma de disfrutar del género de plataformas para consolas, configurando las bases de lo que después se ha convertido en una sólida saga. Gracias a Jerry Bruchaimer productor de “Piratas del Caribe” y “CSI”, la antigua imaginaria Persia viaja del salón de casa a la sala de cine para hacernos pasar un ameno y simpático rato acompañados de un refresco y palomitas. Y así nos encontramos junto al Rey de Persia paseando por una de sus ciudades donde tras el acto honorable de un niño, decide acogerlo como un hijo más; unos cuantos años después,  ya convertido en un aguerrido soldado, habrá de enfrentarse a falsas acusaciones, al desprecio familiar, a una irresistible princesa, a un grupo de asesinos y a las arenas del tiempo. Mike Newel nos propone la típica historia de aventuras a la que aporta unas cuidadas acrobacias que por momentos nos recuerdan al Burt Lancaster del “Temible Burlón” aunque sin su carisma, y con un excesivo movimiento de cámara. Newel no para: une con excesiva celeridad un plano tras otro, dejando sin poder pestañear al espectador, cautivándolo durante un rato pero cansándolo por el abuso. “Prince of Persia” cuenta con un guión extremadamente sencillo y simplón que enfoca toda su atención en el espectáculo, dejando de lado la trama y los personajes, pero Newel es capaz de engancharte, de hacer que dejes apartada esa simplicidad de la historia y disfrutes como un niño del saltimbanqui con espadas protagonista. Jake Gyllenhall se pone en la piel del príncipe y se nota que disfruta, la pena es su falta, casi total, de carisma para crear al personaje: le falta ese toque socarrón que tenía Brendan Fraser en la divertida y genial “Momia” dirigida por Stephen Sommers. Un reparto sin grandes actuaciones salvo la del magnífico Alfred Molina dando vida al divertido Amar y desbordando pasión por la interpretación. Como jugador, tengo que decir que Mike Newel ha conseguido una convincente traslación del personaje a la gran pantalla aunque echo de menos el trasfondo oscuro del videojuego; como espectador de cine estoy ante una entretenida, sencilla y épica historia de amor y aventuras que llegará, estoy seguro, a convertirse en saga.
Arturo Gª. Blanco

Crítica "Prince of Persia" de Mke Newel.
Publicado en  "El Día Cultural" el Viernes 4 de Junio de 2010.