sábado, 20 de marzo de 2010

Quintana






El mago detras de la chistera.

sábado, 13 de marzo de 2010

Desde mi butaca "UN WESTERN EN IRAK"



“En tierra hostil” fue la gran ganadora de la noche de los óscar, consiguiendo seis de las nueve estatuillas a las que optaba, eclipsando al huracán  Cameron y su “Avatar”. Kathryn Bigelow se convirtió en la reina de la noche llevándose los dos grandes premios de la gala: mejor película y mejor dirección. Desde que comenzó la guerra de Irak en 2003, la contienda ha saltado a la gran pantalla con títulos como “Jarhead” o “Redacted”, aunque realmente “En tierra hostil” no habla sobre el conflicto iraquí sino que lo utiliza como telón de fondo de una historia sobre la adicción, contándonos un drama íntimo con la guerra como droga: un equipo de artificieros estadounidenses se encuentran en medio de una misión rutinaria - desactivar una bomba en medio de la calle- pero un pequeño contratiempo provoca la muerte del jefe de la unidad, que será sustituido por el impredecible y temerario sargento James, faltando pocos días para el relevo; el comportamiento del nuevo jefe, al que parece que le gusta jugarse la vida, creará una atmósfera de desconfianza y temor.
La directora opta por una puesta en escena sobria, más cercana al documental que a la inmersión puramente cinematográfica iniciada por Spielberg en “Salvar al soldado Ryan” y que tan frecuente se ha hecho en el género. Bigelow rueda un western impecable, en el que podemos encontrar al cowboy en forma de sargento artificiero y esos grandes planos de ubicación que parecen rodados en cinemascope. Mark Boal firma un guión anárquico pero ejemplar, en el que une magistralmente un escenario de desactivación tras otro, sumergiéndose en la vida cotidiana del grupo de artificieros, para conducirnos a un estado de tensión casi adrenalítico. La película se hace dura e inquietante, llevándote a un estado de adicción donde tienes la sensación de querer más y más. Jeremy Rener da vida al protagonista creando un personaje magnético aunque en algunos momentos demasiado sobreactuado, un papel que le viene como anillo al dedo. Pasan sin pena ni gloria los grandes Ralph Fiennes y Guy Pearce. Una gran cinta bélica que no se posiciona, y ese es su gran mérito, solo muestra, para que sea el espectador quien saque sus propias conclusiones.

Crítica "En Tierra Hostil" de Kathryn Bigelow.
Publicado en  "El Día Cultural" el Viernes 12 de Marzo de 2010. 

Desde mi butaca "TERROR SCORSESE"



Un cada vez más clásico Martin Scorsese dirige “Shutter Island”, un thriller psicológico sobre la paranoia. En esta ocasión el director de “Toro salvaje” opta por un estilo más en la línea del Hitchcock de “Vértigo” que por el de sus aclamadas “Gangs of New Cork” o “Infiltrados”, para contarnos, eso sí, usando todos los tópicos y giros típicos del género, una impactante historia en los límites de la cordura: la del agente Teddy Daniels  que viaja al hospital psiquiátrico emplazado en Shutter Island para llevar a cabo una investigación sobre la extraña desaparición de una peligrosa interna; pero Daniels no sólo busca resolver el enigma de la desaparición, sino más bien bucear entre los entresijos de la institución mental.
 Parece que Scorsese siempre sabe donde colocar la cámara, incluso es capaz de provocar fallos de continuidad para que el plano sea plásticamente perfecto. Al tratarse de la adaptación del libro del mismo nombre escrito por Dennis Lehane, no sé si echarle las culpas a él o al guión de Laeta Kalogridis, por ser en muchos momentos poco original, pero Scorsese es capaz de jugar con este material como nadie, transportándonos al interior de una isla donde el misterio está debajo de cada piedra, realizando un trabajo de dirección espléndido  y demostrando nuevamente que sabe cómo dejar al espectador pegado al asiento sin pestañear siquiera, para no perderse un mísero segundo de la proyección. Leonardo DiCaprio demuestra una vez más que es un actor sólido dejando atrás al adolescente sex symbol de Titanic, pero la cinta no sería la misma sin Ben Kinsgley y Max Von Sydow que dan vida a dos misteriosos psicólogos con diferentes visiones de la profesión. Eso sí, durante toda la película no me podía sacar de la cabeza un pensamiento: “imita y copia a Hitchcock, parece que haya metido todas sus películas de suspense en una coctelera con unas gotas de esencia Scorsese, y con la mezcla filmado un homenaje… por favor, si hasta el faro tan fundamental en la trama, es la torre de “Vértigo”...

Crítica "Shutter Island" de Martin Scorsese
Publicado en  "El Día Cultural" el Viernes 5 de Marzo de 2010. 

domingo, 7 de marzo de 2010

Hotel Safari numero 2




Estos días estamos cerrando el próximo número del hotel, que parece que por fin va a salir para finales de Abril de este año. La verdad es que tiene una pinta muy buena, creo que es bastante superior al primero.
Pero eso lo decidiréis vosotros queridos lectores. 

sábado, 6 de marzo de 2010

Mientras duermes




la ciudad permanece despierta.


lunes, 1 de marzo de 2010

Desde mi butaca: "Noches de Luna LLena"




Los vampiros son quizás las criaturas de la noche más recurrentes en la historia del cine, pero los hombres lobo les pisan los talones. Muchas son las historias que tienen a los licántropos como protagonistas, sobre todo en la serie B, donde el español Paul Naschy les dio vida tantas veces. "El hombre lobo" de Joe Johnston da en principio la sensación de querer transitar por el camino iniciado por Francis Ford Coppola en  su “Drácula de Bran Stoker”, en el que se dedicaba a profundizar y revisar un clásico del terror bajo una mirada adulta, y que tan buen resultado le dio a Keneth Branagh en su "Frankenstein"; pero en realidad el director se distancia  mucho de sus predecesores abordando un mero remake de la mítica cinta de la Universal dirigida por Lon Chaney Jr. en 1941.
Lawrence Talbot es un prestigioso actor de teatro que regresa a su pueblo natal, Blackmoor, a causa del reciente fallecimiento de su hermano a manos de una salvaje criatura. En el curso de su investigación para tratar de descubrir qué o quién le ha matado, Lawrence es mordido por un hombre lobo, y la maldición de la luna llena se apodera de su vida. Johnston contaba con muy buenas bazas, un personaje fabuloso y terrorífico, un gran elenco de actores y los medios necesarios para hacer una magnífica película, pero no lo consigue: realiza un trabajo con altibajos que no nos cuenta nada nuevo ni nos sorprende en la forma de contarlo, y donde prácticamente solo se salva la caracterización de la criatura - un gran trabajo de latex y maquillaje - con un diseño más inspirado en el original de la Universal que en las últimas versiones cinematográficas  de la saga Underwold. Es una pena que se desaprovechen dos grandes actores como Benicio del Toro y Anthony Hopkins que podrían haber efectuado unos cara a cara impresionantes. Danny Elfman no hace un trabajo malo y esta vez no iba a ser menos, ejecutando una banda sonora fuerte y atmosférica. Estamos ante una historia que habla del instinto contra la razón, que intenta ser un drama épico, adornado con una historia de amor. Eso sí, no se hace nada larga, ni pesada, mantiene un buen ritmo, aunque después de los diez primeros minutos sepas todo lo que va a ocurrir.


Crítica "El Hombre Lobo" de Joe Johnston.
Publicado en  "El Día Cultural" el Viernes 26 de Febrero de 2010. 

Desde mi butaca "¿Somos aún los buenos?"




El australiano John Hillcoat nos propone el desgarrador viaje de una familia - un padre y su hijo - en un mundo degradado y en consunción en esta  adaptación cinematográfica de la novela homónima de Cormac MacCarthy,  ganadora del premio Pulitzer en el año 2007. Nos encontramos ante una cinta que se aleja en forma y objetivos de la mayoría de las propuestas apocalípticas de la gran pantalla, poniendo el énfasis no tanto en los efectos especiales sino en las relaciones entre maestro y pupilo, en el amor, la lucha , la humanidad y la  falta de ella; una historia íntima de hambre y desasosiego. Padre e hijo viajan en dirección sur a lo largo de una carretera en un mundo post-apocalíptico, donde la comida es prácticamente inexistente, la temperatura media está por debajo de los cero grados y el canibalismo a la orden del día. No estamos, cual dije, ante un proyecto de grandes efectos especiales, que  son suplidos por el gran trabajo fotográfico, casi exquisito, de la cinta, que viene de la mano de un español, Javier Aguirresarobe, que, utilizando una paleta de colores muy reducida, de grises y tierras, nos transporta a ese universo turbio, sucio y helado. Hillcoat realiza un buen trabajo , otorgándole al film un tono y carácter que deambula entre el terror y el western, con toques de road movie, aunque se excede en la intrusión de sueños y recuerdos, que en muchos momentos rompen el ritmo cinematográfico. Con una caracterización física extrema, Viggo Mortenssen vuelve a sorprendernos ejecutando un trabajo excelente, metiéndose en la piel de ese padre, perturbado por los acontecimientos pero aferrado a su único objetivo de salvaguardar a su hijo - el joven pero no menos eficaz Kodi Smit-Mcphee que da vida a un ingenuo niño en un mundo salvaje - y enseñarle  a sobrevivir en los durísimos tiempos que les ha tocado vivir. La verdad es que MacCarthy tiene suerte  con sus adaptaciones: tras la grandiosa “No es país para viejos” de los hermanos Coen, “La carretera” es una película excelente. No es una historia agradable ni feliz y  te dejará un nudo en el estómago, pero es de ésas que te proporcionan una buena y dilatada charla tras su visionado.


Crítica "La carretera" de John Hillcoat.
Publicado en  "El Día Cultural" el Viernes 19 de Febrero de 2010.