miércoles, 14 de abril de 2010

Desde mi butaca "A LA SOMBRA DE AMENÁBAR"



Relato fantástico con aires de melodrama, “El mal ajeno”, es la ópera prima de Óskar Santos y el debut  en la producción de Alejandro Amenábar; un debut que no podía ser de otra manera que con una película de género, ese tipo de cine que conoce y domina a la perfección. Amenábar impregna con su sello toda la producción de este thriller con toques, cual quedó dicho, de cine fantástico, muy en la línea del “Protegido” de M. Night Shyamalan. El director es primerizo y se nota sobre todo en el tempo narrativo lleno de altibajos, pero en cambio sorprende, y para nada parece novato, en la puesta en escena y con la colocación de la cámara, ejecutando un trabajo excelente apoyado por una gran fotografía del aprendiz de Aguirresarrobe, Josu Inchaustegui, que ya trabajó como operador de cámara en varios títulos de Amenábar.
Diego, un médico curtido de la unidad de enfermos terminales va a recibir - como inesperada consecuencia del disparo que le realiza en el garaje del hospital el novio de una paciente que acaba de suicidarse - un don  que comienza a crecer en su interior: la capacidad de sanar con la imposición de las manos. Pero este poder provocará en el protagonista un viaje a lo desconocido y conllevará un alto y costoso precio. El guión lo firma Daniel Sánchez Arévalo bien conocido por “Azul oscuro casi negro” y “Gordos”. “El mal ajeno” es una historia solvente y bien estructurada pero que a veces pierde intensidad cuando transita de lo fantástico al melodrama. Santos destaca sobre todo el factor humano de sus personajes y ése es su gran punto fuerte, respaldado con una magnífica dirección de actores de un gran reparto con un Eduardo Noriega entrado en canas que domina cada plano dando vida al atormentado doctor protagonista; pero si hay que destacar una de las actuaciones es la de Luis Callejo, que se pone en la piel de un insoportable paciente al que la gangrena se está comiendo vivo, y que realiza un brillante papel. La ópera prima de Santos sigue muy de cerca el camino iniciado hace unos años en el cine español por Juan Carlos Fresnadillo en “Intacto”, un mundo completamente real con una trama de desarrollo fantástico. La pena es que Santos no es todavía Fresnadillo, aunque, eso sí, estamos ante el nacimiento de un director que nos puede sorprender en el futuro, y ante una cinta por la que vale la pena pagar la entrada.

Crítica "El mal ajeno" de Oskar Santos.
Publicado en  "El Día Cultural" el Viernes 26 de Marzo de 2010.